Su fe se abrió a una esperanza que parecía absurda, pero que nos hace soñar lo inimaginable, dijo el Papa en Catequesis

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

“El desaliento y la frustración también llegaron a la vida de Abrahán. Él veía pasar el tiempo y la promesa hecha por Dios seguía sin cumplirse, aunque Dios ratificaba una y otra vez su promesa. A Abrahán lo único que le quedaba era confiar en la Palabra del Señor y seguir esperando”, explicó Francisco en otra catequesis sobre la esperanza.

Pero aclaró que “Dios le dio un signo: “mira el cielo y cuenta las estrellas así será tu descendencia”, para afirmar que “Abrahán es modelo de fe y de esperanza porque “creyó, contra toda esperanza, que llegaría a ser padre de muchas naciones. Creyó en la palabra de Dios que sería padre, aun cuando parecía imposible, porque él era anciano y su mujer estéril. Su fe se abrió a una esperanza que parecía absurda, pero así es la esperanza, sorprende y abre horizontes, nos hace soñar lo inimaginable”.

“Para creer, es necesario saber mirar con los ojos de la fe; a simple vista eran sólo estrellas, pero para Abrahán las estrellas eran signo de la fidelidad de Dios”.

El Obispo de Roma concluyó animando a confiar en el Señor como lo hizo Abrahán, “para que salgamos de nosotros y descubramos su promesa en cada signo y acontecimiento que nos toca vivir”.


03:21:00
Etiquetas:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets