Saludos navideños a los empleados del Vaticano: El Papa ensalza las virtudes de una sonrisa

(ZENIT – 22 diciembre 2019).- En su tradicional saludo navideño a los empleados del Vaticano, este 21 de diciembre de 2019, el Papa Francisco elogió las virtudes de la sonrisa, incluso en su entorno laboral, porque, dijo, la calidad del trabajo también depende de la calidad de las relaciones humanas.

«Jesús es la sonrisa de Dios», subrayó el Papa: sonrisa «que nos despoja de la falsa seguridad y nos devuelve al gusto por la simplicidad y la gratuidad».

Frente al pesebre, invitó a «mirar al Niño Jesús y sentir que Dios nos está sonriendo allí, y que está sonriendo a todos los pobres de la tierra, a todos aquellos que esperan la salvación, que esperan en un mundo más fraterno».

Está nuestra traducción del discurso pronunciado en la Sala Pablo VI del Vaticano.

Discurso del papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡Buenos días!

Estoy contento de encontraros en nuestro encuentro de Navidad. Gracias por venir con sus familias, ¡gracias!

Esta vez resumo mis deseos en una palabra: sonríe .

Me inspiró uno de los últimos países que visité el mes pasado: Tailandia. Se llama el País de la sonrisa, porque los habitantes son muy sonrientes, tienen una amabilidad especial, muy noble, que se resume en esta característica de la cara, que se refleja en todo su enfoque. Esta experiencia quedó grabada en mí y me hizo pensar en la sonrisa como una expresión de amor, como una expresión de afecto, típicamente humano.

Cuando miramos a un bebé recién nacido, estamos obligados a sonreírle, y si una sonrisa nace en su carita, experimentamos una emoción simple e inocente. A menudo los acariciamos para hacerlos sonreír. El niño responde a nuestra mirada, pero su sonrisa es mucho más «poderosa», porque es nueva, es pura, como el agua de manantial, y despierta en los adultos una profunda nostalgia por la infancia. .

Sucedió de una manera única entre María, José y Jesús. La Virgen y su esposo, a través de su amor, dieron a luz una sonrisa en los labios del recién nacido. Cuando sucedió, sus corazones se llenaron de una nueva alegría venida del Cielo. Y el pequeño establo de Belén pareció iluminarse.

Jesús es la sonrisa de Dios. Vino a revelarnos el amor del Padre, su amabilidad, y la primera forma de hacerlo era sonreír a sus padres, como cualquier recién nacido en este mundo. Y por su gran fe, la Virgen María y San José supieron acoger el mensaje, reconocieron en la sonrisa de Jesús la misericordia de Dios para ellos y para todos los que esperan su venida, la venida del Mesías, el Hijo de Dios, el rey de Israel.

Aquí, amados, nosotros también estamos reviviendo esta experiencia frente al pesebre: mirando al Niño Jesús y sintiendo que Dios nos está sonriendo, y que está sonriendo a todos los pobres de la tierra, a todos los que esperan la salvación, a quienes esperan en un mundo más fraterno, donde no haya más guerras o violencia, donde cada hombre y mujer puedan vivir en su dignidad como hijos e hijas de Dios.

Aquí también, en el Vaticano y en varias oficinas romanas de la Santa Sede, necesitamos dejarnos renovar por la sonrisa de Jesús. Dejar que su bondad desarmada nos purifique del desperdicio que a menudo queda atrapado en nuestros corazones y que nos impide dar lo mejor de nosotros mismos. Es cierto, el trabajo es trabajo, y hay otros lugares y otros momentos para expresarse con más integridad y riqueza; pero también es cierto que pasamos buena parte de nuestros días en nuestro entorno laboral, y estamos convencidos de que la calidad del trabajo va acompañada de la calidad humana de las relaciones, del estilo de vida. Esto es especialmente cierto para nosotros, que trabajamos al servicio de la Iglesia y en el nombre de Cristo.

A veces se hace difícil sonreír, por varias razones. Entonces necesitamos la sonrisa de Dios: Jesús, es el único que puede ayudarnos. Él solo es el Salvador, y a veces lo experimentamos en nuestras propias vidas.

Otras veces todo está bien, pero existe el peligro de sentirse demasiado seguro y olvidar a otros que están luchando. Aquí también necesitamos la sonrisa de Dios, que nos despoja de la falsa seguridad y nos devuelve al gusto por la simplicidad y la gratuidad.

Entonces, queridos hermanos y hermanas, intercambiemos este voto: en Navidad, participando en la liturgia y contemplando el pesebre, nos sorprenderá la sonrisa de Dios que Jesús vino a traer. Es él mismo, esa sonrisa. Como María, como José y los pastores de Belén, acojámosle, dejémonos purificar, y nosotros también podremos brindar a los demás una sonrisa humilde y sencilla.

Gracias a todos ! Lleven estos deseos a sus seres queridos, especialmente a los enfermos y los ancianos: que sientan la caricia de su sonrisa. Es una caricia. Sonreír es acariciar, acariciar con el corazón, acariciar con el alma. Y mantengámonos unidos en la oración. Feliz Navidad !

La entrada Saludos navideños a los empleados del Vaticano: El Papa ensalza las virtudes de una sonrisa se publicó primero en ZENIT - Espanol.

03:33:00
Etiquetas:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Agencia Catolica

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets